7 Recetas Efectivas con las Semillas de Chia


Mientras que para los antiguos Mayas las semillas de chia era parte de su alimentación básica diaria y que les sirvió como un remedio natural, es ahora en Europa cuando se está tomando conciencia de este “super alimento” que demuestra un poder nutricional excelente.


La semillas de esta planta milenaria muestran niveles altos de calcio, potasio, antioxidantes, hierro y sobretodo ácidos grasos omega-3 y omega-6.

La semillas chia son:
  • Desintoxicantes
  • No contienen gluten
  • Depurativas
Poniendo las semillas en remojo antes de comerlas pueden almacenar todavía más grandes cantidades de líquido.

Debido a la hinchazón cuando se remojan, pasados diez minutos aumentan doce veces su volumen. Así entran en el tracto gastrointestinal y nos ayudan de manera efectiva en nuestra digestión.

Las semillas de chia han demostrado ser efectivas en los siguientes trastornos:
  • La cicatrización de heridas
  • Dolor en articulaciones
  • Reducción de peso
  • Síndrome del intestino irritable
  • Colesterol alto
  • Acidez
  • Desequilibrio de las tiroides



Las semillas de chia suministran al cuerpo energía y ayudan a digerir otros alimentos

A continuación te dejo unas recetas con el uso de las semillas de chia:

El gel “muesli”:

1 taza de gel báscio de chía
El puré de 2 plátanos
¼ de taza de pasas
¼ de taza de semillas de calabaza
¼ de taza de muesli
Mezclar los ingredientes en un bol. Es un desayuno muy valioso!

El gel básico de chía:

1/3 de taza de semillas de chía
2 tazas de agua

Remojar 1/3 de semillas de chia en 2 tazas de agua. Remover bien la masa y deponerla en un recipiente sellado en el refrigerador. A los diez minutos se forma un gel pegajoso. Después de un remojo de varias horas el organismo puede utilizar los nutrientes con más facilidad.

La chía fructuosa:

3 manzanas pequeñas o 2 grandes
8 dátiles sin semillas
4-5 cucharaditas de semillas de chía
¼ de taza de frutos secos

Cortar las manzanas y los dátiles en trozos pequeños, mezclarlos con las semillas de chía y agregar los frutos secos. Dejar reposar todo al menos diez minutos para permitir que los ingredientes se unan bien.

La chía “banapaya”:

1 banana o un plátano
¾ de taza de carne de papaya
6 higos secos
4-5 cucharaditas de semillas de chía

Cortar el plátano en rodajas y el higo en trozos pequeños. Agregar la carne de papaya y las semillas de chía. Se recomienda preparar por la noche y así poder disfrutar de un desayuno sano.

Crema de chía:

4-5 cucharaditas de semillas de chía
2 tazas de leche de almendra o leche de avena
Miel o jarabe de agave según el gusto
1 pizca de vainilla, de canela o cardamomo

Remojar las semillas de chía en la leche durante diez minutos. Endulzar la crema con la miel o con el jarabe de agave según el gusto y sazonarla con la vainilla, la canela o el cardamomo.

La chía fresca:

2 cucharaditas de semillas de chía
280 ml de agua
El zumo de un limón o de una lima
Jarabe de agave o miel

Esta refrescante bebida saludable es muy popular en México. Es un refresco sano sin productos químicos.

La chía verde:

300 ml de zumo de fruta natural o zumos biológicos
1 cucharadita de polvo de espirulina
1/3 de taza de semillas de chía

Dejar hinchar las semillas en el zumo, así las semillas cogen el sabor del zumo. A continuación añadir el polvo de la espirulina y dejar reposar la mezcla durante al menos diez minutos. La espirulina no no influye en el sabor, pero aumenta el valor nutritivo debido a su contenido en clorofila.
En resumen, como has podido comprobar los beneficios de esta asombrosa semilla son inalcanzables, por lo que te recomiendo que desde hoy mismo te hagas con las semillas chía.



<= Comparte este post con los botones de la izquierda. Ayuda a otros a recibir esta información de valor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario